“…El predio es enorme y permite caminar, moverse cómodamente, con muchos rincones para descansar en completa tranquilidad. La habitación que nos tocó (Leo), con vista a la sierra, muy amplia, cómoda, con excelente calefacción. El trato en la recepción y comedor muy bueno; todo con mucha calma y tranquilidad, invitando a tomarse una pausa. Y con esta categoría que te admitan con tu mascota es para agradecer.”