“A solo unos kilometros de Tandil, estas en un lugar para pasar el fin de semana. La calidez de las habitaciones, el comedor o su terraza para disfrutar el atardecer. Comida casera, desayuno con dulces y tostadas como las de mi abuela. No te querrás ir.”